martes, 24 de agosto de 2010

Colonia El Molinito, naucalpan de Juarez

La Colonia El Molinito, naucalpan de Juarez  en total crisis


EL MOLINITO: ANIQUILACIÓN DE LA ECONOMÍA LOCAL

Por Ernesto Armendáriz

Durante décadas, la colonia El Molinito, además de encrucijada de caminos, se consolidó como centro neurálgico del comercio de la zona popular de Naucalpan, sobre todo por su mercado y las mueblerías, farmacias, ferreterías y zapaterías aledañas. Las familias acuden a los comercios del Molinito a proveerse de alimentos, vestido y menaje.

Hoy en día, con la apertura de la tienda Chedraui, es previsible una debacle económica para las decenas de comercios de la zona. Sin duda, los locatarios del mercado son quienes van a resentir con mayor impacto la ausencia de clientes, absorbidos por el nuevo centro comercial de autoservicio.

La aniquilación del comercio local y la hegemonía de las grandes cadenas comerciales, que muchas veces cuentan con capital trasnacional, son uno de los muchos síntomas del capitalismo salvaje desplegado y solapado por la oligarquía nacional y su gobierno espurio del panista Felipe Calderón.

Aunado a lo anterior, en El Molinito se construye un distribuidor víal elevado completamente innecesario, cuyo trazo afectará inevitablemente a docenas de comercios.

Muchas voces han insistido en la necesidad de entubar el río de aguas negras que cruza la colonia y convertirlo en vialidad, tal y como se hizo con el Canal del Tornillo. Se lograría sellar un foco de infección, se evitarían desbordes en época de lluvias, se evitarían más daños a los comerciantes y se solventaría el problema del tráfico vehícular. En el Distrito Federal grandes avenidas están construidas sobre ríos o canales que fueron entubados: La Viga, el Viaducto, Río San Joaquin, Miramontes y Río Becerra. ¿Por qué no impulsar un proyecto de esta naturaleza, en beneficio de miles de naucalpenses?

Por desagracia, las autoridades municipales y estatales priístas continúan con las viejas prácticas de los negocios multimillonarios para su propio beneficio, sin que les importe construir obras innecesarias y caras.

Por lo anteriormente expuesto, insistimos en la urgencia de lograr un cambio en el país con repercusiones locales en Naucalpan, para evitar que los grandes consorcios privados de abasto continúen desplazando al pequeño comercio que da sustento a cientos de familias, y para impedir de una vez por todas que los gobiernos continúen licitando obras viales impertinentes y costosas, en lugar de resolver los problemas de vialidad y contaminación con visión y sensibilidad social.

1 comentario: