viernes, 28 de septiembre de 2012

transporte público en naucalpan








Necesario modernizar transporte público para disminuir delincuencia

Sería más fácil vigilar en Naucalpan un sistema como el Metrobús que la infinidad de combis y microbuses.
Por Roberto Avilés Urquiza
Foto: Avenidad El Molinito. El transporte público, combis y microbuses, que transita por esta zona es víctima frecuente de la delincuencia.

Todos los días, pasajeros de las rutas de transporte público que parten de la estación del metro Cuatro Caminos y atraviesan las colonias naucalpenses de San Esteban, El Molinito, San Antonio- Zomeyucan, Río Hondo, Valle Dorado, Centenario, Benito Juárez y anexas, son víctimas de asaltos, asesinatos y acoso sexual.
Y es que definitivamente no basta con hacer retenes y revisar al azar uno que otro microbús o combi. La implementación de operativos de seguridad debe ir acompañada de un ambicioso plan de modernización y ordenamiento del transporte público.
Ciertamente, la solución requiere de consensos pues las autoridades municipal, responsable de la seguridad, y la estatal, encargada del transporte, se deben poner de acuerdo.
Es urgente poner en operación autobuses más grandes con buena iluminación interior que sean fáciles de inspeccionar por un policía a bordo sin necesidad de los molestos retenes.
La recién inaugurada línea 4 del Metrobús, que atraviesa el Centro Histórico del Distrito Federal, es un fiel ejemplo de transporte eficiente. Aunque recorre algunas colonias de alto riesgo delincuencial, en sus autobuses se percibe mucha seguridad.
Dentro de las unidades es frecuente ver un policía vigilando; los vehículos cuentan además cada uno con 4 cámaras de video- vigilancia. Los conductores tienen sistema de radiocomunicación, por lo que están en condiciones de en cualquier momento hacer algún llamado de emergencia.
Así pues, policías, sistemas de video y radiocomunicación en cada autobús, hacen que el riesgo de sufrir algún ataque delincuencial sea mínimo.
La línea 4 del Metrobús significó un importante ahorro ya que, a diferencia de las otras tres, emplea autobuses más pequeños (no articulados) y en vez de estaciones sólo se instalaron paradas ligeras, del tipo estela y otros señalamientos más simples.
El cobro del pasaje se hace con tarjeta directamente en cada vehículo, en vez de torniquetes en cada parada.
La puesta en marcha de un transporte de pasajeros similar puede ajustarse a las necesidades presupuestales de cada región. En Naucalpan, incluso en colonias de alto riesgo delincuencial como las mencionadas en el primer párrafo, bien podría establecerse un sistema de transporte parecido que mejore la calidad de vida de sus habitantes.
Financiamiento accesible, acuerdos con los choferes de microbuses y combis, inversión en la infraestructura y, sobre todo, voluntad política por parte del gobierno del Estado de México deben confluir para poner en marcha un transporte de excelencia.
Carriles confinados para disminuir los tiempos de traslado; parabuses sencillos para disminuir costos; autobuses amplios y confortables acordes al presupuesto estatal; y vigilancia durante todo el horario de servicio con un policía municipal a bordo, conforman las características básicas para lograr un buen sistema de transporte público.
Por supuesto, la imagen del transporte mejorará aún más si se considera que un plan de transporte así implica capacitar a los operadores de las unidades y al personal de seguridad que habrá de vigilar cada vehículo.
En este mes de mayo, el Gobierno encabezado por Euruviel Ávila asumió la responsabilidad de las obras del Distribuidor Vial El Molinito, detenidas desde hace un año. Según se dijo, en breve reiniciarán los trabajos y bien podría ser un momento propicio para llevar a la práctica la modernización paulatina del transporte en esta importante zona comercial de gran tradición en el municipio de Naucalpan, olvidada durante muchos sexenios.


gracias a www.revistazonaponiente.com

2 comentarios: